Esquizofrenia y otros trastornos psicóticos en el DSM-5.

2013-05-09 12:18

Considerando que la mejora de la validez y la fiabilidad de los diagnósticos psiquiátricos fueron objetivos clave en el desarrollo del DSM-5, la mejora de la utilidad clínica era el objetivo principal. Con referencia a los trastornos psicóticos, los cambios abordaron las limitaciones en el DSM-IV, mientras que la incorporación de nueva información sobre la naturaleza de estos trastornos generados en los últimos veinte años.

Con respecto a la esquizofrenia, la variación en distintas dimensiones psicopatológicas se ha demostrado como algo mejor para la heterogeneidad de los subtipos de esquizofrenia que los subtipos tradicionales. Los cambios resultantes en el DSM-5 es probable que incluyan la eliminación de los subtipos clásicos de esquizofrenia y además de singulares dimensiones psicopatológicas, junto con la eliminación del tratamiento especial "síntomas de primer rango" de Schneider.

En vista de la escasa fiabilidad y la validez limitada del trastorno esquizoafectivo en el DSM-IV, una definición más clara se proporciona en el DSM-5. Teniendo en cuenta el tratamiento discrepante de catatonia en el DSM-IV, esto se trata coherentemente en el manual DSM-5. Se han hecho cambios menores en la definición de trastorno delirante para reducir la comorbilidad falsa y una complejidad innecesaria.

Una nueva categoría de "síndrome de psicosis atenuada" se incluye en el apéndice como una condición para su estudio posterior. En este artículo, se resumen las probables revisiones principales en los criterios del DSM-5 (debido a publicarse en mayo de 2013) para el espectro de la esquizofrenia y otros trastornos psicóticos y se discuten sus implicaciones para la práctica clínica.